Barry Bennell, conocido como 'Monster Coach'

Publicidad

INDEMNIZACIONES EN CONCEPTO DE DAÑOS Y UNA DISCULPA PERSONAL

El Manchester City indemnizará a los niños que fueron víctimas de abuso sexual por parte del extécnico Barry Bennell

El Manchester City ha hecho público un plan de compensación para las víctimas de abuso sexual por parte del exentrenador Barry Bennell, quien ha sido condenado a 30 años de cárcel por múltiples cargos de abuso.

Europa Press | Madrid
| 12.03.2019 10:03

El Manchester City ha lanzado un plan de compensación para las víctimas de abuso sexual infantil por parte del exentrenador de las categorías inferiores Barry Bennell, quien recientemente fue encarcelado para los próximos 30 años por múltiples cargos de abuso.

El club agregó que una investigación independiente también reveló "serias acusaciones de abuso sexual infantil" por parte de otro exentrenador del club, John Broome, cuyas presuntas víctimas también serán elegibles para recibir una compensación conforme al plan. Broome, que trabajó en el City entre 1964 y 1971, murió en 2010.

El club no reveló detalles económicos del plan, pero los medios británicos, incluida la BBC, aseguran que el City está dispuesto a ofrecer millones de libras en indemnizaciones.

Las víctimas de los delitos más graves recibirán sumas de seis cifras en concepto de daños y también una disculpa personal de parte de un alto funcionario del club.

"El club reitera su sincera simpatía hacia todas las víctimas por las experiencias traumáticas inimaginables que soportaron. Todas las víctimas tenían derecho a esperar una protección completa contra el tipo de daño que sufrieron como resultado de su abuso sexual cuando eran niños", lamentó el City en un comunicado.

Te puede interesar:

Escándalo en la Premier por el 'monster coach': "Me violaron entre 50 y 100 veces"

Encuentran inconsciente al entrenador inglés acusado de haber abusado sexualmente de cuatro futbolistas

La Federación Inglesa investigará los abusos sexuales hacia exfutbolistas ingleses

Publicidad