El equipo de Teunissen y de Steven Kruijswijk completó los 27,6 kilómetros en 20 segundos menos que el Ineos del británico Geraint Thomas, defensor del título, y del colombiano Egan Bernal, que marcaron el mejor tiempo entre los favoritos.

Los corredores del Ineos dieron un golpe de efecto y lograron segundos de renta con respecto a sus rivales por la victoria final.

El EF del colombiano Rigoberto Urán perdió 8 segundos con respecto al Ineos; el Groupama de Thibaut Pinot, 12; el Barheim del italiano Vincenzo Nibali, 15; el Astana del danés Jakob Fuglsang, 21; el Movistar del colombiano Nairo Quintana y del español Mikel Landa, 44; y el AG2R del francés Romain Bardet, 59.

El Movistar consideró "aceptables" los 44 segundos perdidos con respecto al Ineos en la contrarreloj por equipos de la segunda etapa del Tour de Francia, pese a haber superado solo a cinco formaciones de las 22 participantes. "Estamos en márgenes razonables", aseguró el director del Movistar, Eusebio Unzué, que ve cómo sus dos teóricos líderes, el colombiano Nairo Quintana y el español Mikel Landa, se dejan tiempo con respecto a ciclistas como el británico Geraint Thomas y el colombiano Egan Bernal.

"No era el terreno ideal para nosotros y se ha hecho buen esfuerzo. Estamos satisfechos, hemos pasado el día con buena nota", agregó Unzué. En términos similares se expresó Landa, que en la víspera había asegurado que para los escaladores la contrarreloj por equipos era "el ejercicio más difícil".

"El tiempo perdido entra dentro de los márgenes que esperábamos perder hoy. Estoy muy contento con el equipo; nos han llevado muy bien a Quintana y a mí. Tenemos un equipo más centrado en la montaña y es difícil estar a la par en estas pruebas", aseguró el vasco. Landa reconoció haber sido "un lastre" en una etapa como esta, pero aseguró que la renta cedida "está dentro de lo previsto". "Vamos a salvar esta semana lo mejor que podamos y luego viene nuestro terreno", sentenció.