La ACB hizo públicos los equipos arbitrales para la jornada 21 y ninguno de los tres colegiados de la final fue elegido para dirigir partidos este fin de semana. Dos errores en los últimos segundos de la final disputada en el WiZink Center fueron muy criticados, especialmente por el Real Madrid, que acabó perdiendo frente al Barcelona Lassa.

Dos jugadas originaron el conflicto en la final. A once segundos de la conclusión no se pitó una clara falta de Anthony Randolph sobre Chris Singleton que pudo ser intencionada y hubiera certificado el triunfo azulgrana.

Y casi sobre la bocina se dio por válida una canasta decisiva de Ante Tomic que no entró al considerar que había recibido un tapón ilegal cuando el balón tocó aro previamente, por lo que se trataba de un rebote legal. En este caso, revisaron las imágenes de televisión, pero no rectificaron su error inicial.

Tras ese partido, tanto la ACB como la patronal de los árbitros reconocieron la gravedad de los errores y pidieron disculpas por lo ocurrido. Aunque por el momento no tienen fecha para volver a arbitrar en la Liga Endesa, los tres protagonistas de la final dirigieron partidos de Euroliga la semana pasada, pocos días después de la Copa del Rey.

Juan Carlos García González, que ejerció como árbitro principal en el Real Madrid-Barcelona, fue designado para el Armani Milán-Maccabi Tel Aviv y Miguel Ángel Pérez Pérez para el Anadolu Efes-Olympiacos, en ambos casos el pasado 21 de febrero. Un día después, Benjamín Jiménez, arbitró en Estambul el partido Darussafaka-Fenerbahce.

Te puede interesar:

El brutal cabreo de Felipe Reyes tras perder la Copa del Rey: "¡Ladrones! ¡Vaya puto robo, que lo oiga todo el mundo! ¡Dos años seguidos!"