Un francés es el último montañero fallecido en nuestro país. Se cayó por un barranco, en la Senda de los Caracoles, en Huesca. Los especialistas de la Guardia Civil sólo pudieron rescatar su cuerpo.

Fueron sus tres hijos menores quienes dieron la voz de aviso. Este francés de 57 años es la última víctima, pero está haciendo un año trágico en nuestras montañas: los expertos alertan del peligro de ir a la montaña sin experencia ni preparación.

62 personas perdieron la vida en nuestras montañas hasta el 15 de julio de este año, pero esa lista, superior a la del año pasado, sigue engordando y, según la Guardia Civil, más del 50% de los rescates se hacen a personas que no estaban preparadas para llevar a cabo la actividad de montaña. A veces, incluso salvan a niños.

El actual Presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, advierte de esta práctica cada vez más común sin apenas preparación: "Que cada uno sepa de sus posibilidades, que no todo el mundo puede hacer todas las cosas. Hay que hacer aventura, pero controlada y sabiendo lo que se hace".

Más de 1000 personas fueron rescatadas el año pasado y hacen pensar que algo falla. Desde luego no se es consciente de lo peligrosa que puede llegar a ser la montaña, como apunta el experto Darío Rodríguez: "La causa más habitual siempre es la falta de preparación".

Cada año la Guardia Civil, bomberos y expertos se convierten en auténticos héroes, ya que, como señala Revilla, también "se ponen en riesgo los rescatadores". Así lo apunta también el experto: "hay momentos en los que hay muchísimo riesgo, porque el lugar es particularmente complicado".