Publicidad

Viriato está decidido a rescatar a sus compañeros, pero no podrá hacerlo solo. Con la ayuda de Césaro reúne al consejo de Caura para pactar su entrada definitiva en la lucha por la libertad... Solo hay un problema: Teodoro es espía de Galba. Deben evitar que se entere de sus planes. Para engañarlo Helena vuelve a casa y hace creer a su padre que Viriato ha huído. Teodoro recibe a su hija con los brazos abiertos, pero Alejo no se fia de ella y no va a quitarle ojo de encima.

Mientras, Claudia juega su baza definitiva para que Marco acabe con la vida del pretor. Marco se encuentra en una difícil situación: debe elegir entre su honor o su amor a Claudia... antes de que Galba descubra sus planes.