Pruébalo

Pruébalo

El sorgo, el superalimento para luchar contra la obesidad: siete razones para comerlo

Un cereal que ha servido tradicionalmente para alimentar al ganado es una de las comidas de moda. ¿Por qué? Pues por los múltiples beneficios que tiene y que resumimos en siete puntos.

El sorgo bicolor, un alimento completísimo.
El sorgo bicolor, un alimento completísimo. | Wikipedia

Hay cosas a las que la globalización no llega. Un ejemplo de ello es el sorgo, un cereal que en la mitad del mundo se utiliza únicamente como pienso para ganado, mientras que en el otro 50% del planeta se emplea para consumo humano. Pues bien, este grano, característico por su color rojo, está comenzando a ser señalado por  gurús de todo el mundo como el próximo 'superalimento'. ¿Por qué? Aquí van siete razones:

Es muy resistente a las sequías. En comparación con el arroz o el maíz, el sorgo posee una enorme resistencia a la sequía y a las condiciones climáticas extremas. Quizá por ello se consume en determinadas zonas como África o Asia, en las que las altas temperaturas complican el cultivo de otros cereales.

No tiene gluten. En un momento en el que cada vez hay más personas intolerantes al gluten, el sorgo es una alternativa perfecta al trigo. Se trata de un tipo de grano perfectamente apto para celíacos.

Posee antioxidantes. Según un estudio de la Universidad de Georgia, hay variedades selectas de sorgo que tienen más antioxidantes que otras comidas tradicionalmente consideradas como ricas en estos componentes como los arándanos o la granada. Además, es una fuente mucho más sostenible de antioxidantes y mucho más barata.

Es rico en hierro... y en muchas más cosas. Añadirlo a nuestra dieta nos aporta niacina, riboflavina, tiamina y, además, posee grandes niveles de hierro, cobre, clacio, magnesio, fósforo y potasio. Además, es un cereal rico en proteínas y es fuente de fibra.

No engorda. Ajá. A este punto queríamos llegar. El almidón del sorgo, muy resistente, es una fuente de energía para las bacterias beneficiosas del intestino. Esto hace que tengan un efecto saludable limitando el riesgo de obesidad.

Es muy versátil. Este es uno de los puntos más importantes del sorgo. Se puede comer tal cual, en boles saludables junto a frutas. Además, es un importante sustituto de la harina de trigo para hacer, a partir de ella, masas de pizza o de pan. También se puede emplear en mantequillas o incluso como alternativa al azúcar, empleando el sirope de sorgo como endulzante. ¿Quién da más?

Previene enfermedades. Reduce el riesgo de cáncer y previene la diabetes. También estimula la producción de glóbulos rojos, ayuda a prevenir problemas digestivos por su alto contenido en fibra y mejora la circulación sanguínea. Todo esto lo convierte en uno de esos 'superalimentos' que conviene introducir en nuestra dieta. ¿Bueno? No, ¡buenísimo!

Javier Sánchez | @srjaviersanchez | Madrid | 06/01/2016

Los mas vistos

Hogarmania

Recetas de otoño con productos de temporada

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.