"Los que quieron mi historia saben que estuve preso tres años y me hice tatuajes por cajas de cigarrillos", afirma Nicky Jam. Además, el cantante ha contado lo que se llegó a tatuar uno de sus amigos porque simplemente le apetecía comer ese alimento. ¡Dale al play para descubrir de qué estamos hablando!