Suicidio

Las señales de alarma para detectar si alguien está pensando en el suicidio

La muerte de Verónica Forqué, una actriz muy querida, ha sacado a la luz la dura realidad de los suicidios en España. Cada día se quitan la vida 10 personas en nuestro país. Los expertos explican los factores de riesgo.

Publicidad

Verónica Forqué se ha quitado la vida este lunes en Madrid. Su caso ha puesto en el foco las tasas de suicidio en España, que es la primera causa de muerte no natural en nuestro país. "Que la muerte de Verónica Forqué sirva para pronunciar, con todas sus letras, una palabra que nos da miedo: SUICIDIO", aseguraba Manu Sánchez en su análisis de la actualidad semanal.

Verónica Forqué habló abiertamente de su dos depresiones, que ella situaba en 2014 y en 2017. La actriz, con su humor habitual, denunciaba la sensación de caducidad a partir de los 50 años.

La separación de su pareja y las muertes de su hermano y de su madre iban dejando a la actriz en soledad, uno de los principales factores de riesgo del suicidio, según explica Andoni Anseán, de la Fundación para la Prevención del Suicidio.

La actriz aseguraba ahora sentirse feliz, pero las señales de alarma de que alguien se está planteando el suicidio son difíciles de detectar.

"La primera es cambios emocionales permanentes a lo largo del día", explica José Cabrera, psiquiatra forense, que puede reflejarse en dejar de hacer o decir cosas que solían estar en la rutina o el carácter de esa persona.

Radiografía del suicidio en España

Las críticas o las burlas en redes sociales pueden afectar a una persona con predisposición a la depresión. Según José Cabrera, "son un elemento muy negativo que ella ha considerado a la hora de tomar la decisión final" porque, tal y como apunta Andoni Anseán "no deja de ser una forma de violencia".

Casi 4.000 personas se suicidaron en España en 2021, la primera causa de muerte no natural y existe una clara falta de medios para afrontar este problema. Se puede llegar a esperar, de media, entre 26 días y 3 meses para ir al psicólogo o al psiquiatra.

Esa demora es también alarmante entre la primera y la segunda consulta. Pueden pasar hasta dos meses entre una y otra. Además, en España hay 11 psiquiatras por cada 100.000 habitantes. La mitad de los que tienen otros países como Francia o Alemania.

Publicidad