Alrededor de 60 viviendas dedicadas a la venta y consumo de droga hay en el barrio de El Raval. La policía ha conseguido cerrar más de 20 narcopisos y detener a unas 50 personas aproximadamente este último año. Pero los vecinos se quejan de que ahora el problema se ha trasladado a la calle.

Los vecinos afirman que ha disminuido el número de amenazas y destrozos en los edificios, pero el problema sigue existiendo porque se consume mucho más en las calles.

Una vecina se queja de que ve ."entrar y salir gente en bastantes malas condiciones". Los últimos años han sido terroríficos para los vecinos, "salió a la una de la madrugada gritando como un loco y con una navaja diciendo que ese era su palacio", dice una vecina del barrio, a lo que añade que también han habido violaciones, peleas y robos.

"Se ve lo mismo que antes, solo que ahora hay más gente en la calle metiéndose sus dosis" afirma Ángel Cordero, de la Asociación Acció Raval. La asociación de vecinos reclaman más ayudas para erradicar el problema desde el origen.

Te puede interesar: