A Coruña

La llamativa historia de una herencia en A Coruña que mezcla un edificio emblemático y misas por 172.000 euros

Uno de los edificios más emblemáticos de A Coruña pasará a ser parte del patrimonio municipal por 172.000 euros. Su propietario lo cedió en su herencia con algunas condiciones como que se celebraran misas o se limpiara su tumba.

La histoEl Ayuntamiento de A Coruña recibe de una herencia un edificio emblemáticos a cambio de 172.000 euros en misas

Publicidad

En 1920 se levantaba este emblemático edificio de la Plaza de Pontevedra, en el centro de A Coruña. Un inmueble de más de 4.400 metros cuadrados que hace una década fue tasado en unos 12 millones de euros. Ahora, lo heredará Ayuntamiento a cambio de 172.000 euros. Así lo quiso su propietario, Manuel Piñeiro Pose.

Las últimas voluntades de Manuel Piñeiro

Piñeiro Pose murió en 1940. Un par de años antes, en su testamento, dejó escrito que quería que su edificio pasara a manos del Hospital Municipal de A Coruña, una institución que ya no existe y que convierte, por trámite de sucesión, al Ayuntamiento en legítimo propietario. En sus últimas voluntades, Piñeiro Pose pedía que, a cambio, se destinaran 140.000 pesetas (una participación del valor total de las casas) para misas, limpieza de su tumba, vigilancia y custodia de su sepultura.

En el testamento indicaba que durante 30 años, desde su muerte, las casas no podrían venderse, y para que sus últimas voluntades fueran cumplidas, designó como albaceas universales a varios cargos, la mayoría eclesiásticos, de la ciudad: el abad de la colegiata, el presidente de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de A Coruña, la madre superiora del Hospital de A Coruña, el decano del Colegio de Notarios, el párroco de la iglesia de Santa Lucía y el párroco de la iglesia de San Nicolás.

Mensaje de tranquilidad a los vecinos del inmueble

En 1970, por tanto, las dos parcelas deberían haber pasado a ser propiedad del Consistorio coruñés. Sin embargo, los albaceas no gestionaron el suministro de los fondos para garantizar la voluntad del testador. Ahora, 50 años después, el Ayuntamiento ha decidido iniciar las gestiones para inscribir este edificio en el Registro de la Propiedad. Para eso ha hecho la equivalencia de las 140.000 pesetas sobre el valor total de los inmuebles en el año 1940 al valor actual.

El resultado: 172.339 euros que serán depositados en el Juzgado decano de Primera Instancia de A Coruña en los próximos días. La ciudad de A Coruña ampliará el patrimonio municipal de la ciudad. Pero desde el equipo de gobierno quieren lanzar un mensaje de tranquilidad. “Será un proceso largo, por lo que nadie debe alarmarse. Los vecinos que viven en el inmueble mantendrán sus contratos de alquiler.

Solamente a muy largo plazo, el ayuntamiento valorará los casos, uno a uno, la situación y condiciones, y estudiará los posibles usos del edificio en un futuro”, nos asegura el concejal de urbanismo, Juan Díaz.

Publicidad