La liberación , tras siete días de secuestro, se produjo cuando los presuntos captores pretendían cambiar el lugar de cautiverio trasladando a la víctima, un ciudadano argentino, a un segundo domicilio. En la operación se ha conseguido detener a un grupo criminal, compuesto por cinco individuos, que pretendían cobrar un rescate de casi 2.000.000 de dólares.

La investigación comenzó después de que los agentes recibieran por conducto diplomático, una denuncia interpuesta en Argentina por un familiar del secuestrado. En la denuncia, un familiar de la víctima, manifestó que los presuntos autores se habían puesto en contacto desde España informando del secuestro al tiempo que exigían una cuantiosa cantidad económica, dos millones de euros, para su liberación.

La víctima, desde el lugar donde estaba retenida, consiguió contactar vía telefónica advirtiendo de la gravedad de la situación y pidiendo que se pagara lo exigido, ya que le acababan de amenazar con quitarle la vida, tanto a él como a toda la familia, en caso de no atender las demandas económicas. Tras recibir la comunicación los investigadores realizaron las primeras pesquisas para localizar el lugar de cautiverio, que fue detectado durante la misma tarde del día que se recibió la denuncia.

Inmediatamente, alrededor del domicilio se estableció un dispositivo de seguridad para liberar al secuestrado y detener a los presuntos

secuestradores. Instantes antes de la llegada al lugar de agentes del GEO para asaltar la vivienda, los policías detectaron a los integrantes del grupo criminal junto a la víctima saliendo de la vivienda. Ante el temor de que fuera trasladado a otro lugar o que corriera riesgo su vida, los investigadores intervinieron y arrestaron a los presuntos autores del secuestro – cuatro de nacionalidad francesa y uno de origen ruso.

Posteriormente pudieron comprobar que cuatro de los arrestados contaban con experiencia en el manejo de armas y en operaciones militares.