Dos policías fuera de servicio intervinieron en la madrugada del sábado al domingo para auxiliar a una joven a la que su pareja supuestamente tenía agarrada del cuello en Valencia, según han confirmado fuentes policiales.

Los hechos sucedieron sobre la 1.00 horas del domingo en la zona de La Marina. Uno de los agentes, policía local de Burjassot, oyó cómo un joven gritaba a una chica, por lo que se quedó observando lo que estaba pasando por si era necesaria su intervención.

En ese momento, según las mismas fuentes, el agente vio cómo el chico agarraba del cuello a la víctima, por lo que intervino con rapidez para evitar que la agresión fuera a más.

Se da la circunstancia de que otro agente, en este caso de la Policía Nacional, igualmente fuera de servicio, vio también los hechos y se acercó a ayudar, sin saber ninguno de ellos que pertenecían a cuerpos de seguridad.

Los policías separaron al presunto agresor mientras que la víctima, que no llegó a perder la conciencia, les explicaba que, además de agarrarla del cuello, su pareja había llegado a morderla.

Los policías dieron el alto en ese momento a una patrulla de la Local que pasaba por allí y que se hizo cargo del detenido, un hombre de 27 años de nacionalidad española al que se le atribuye un delito de malos tratos.

En un momento determinado, el presunto agresor trató de acercarse de nuevo a la víctima, de unos 20 años e igualmente de nacionalidad española, aunque los agentes se lo impidieron. En una entrevista por separado con ambos, afirmaron ser pareja y señalaron que habían discutido.

La víctima fue acompañada a un centro de salud por los policías para ser asistida de las lesiones. Una vez que el médico observó a la víctima, no tramitó como 'violencia machista' lo ocurrido, por lo que la Policía Local de Valencia decidió interponer una denuncia.