Partido Popular

Génova reconoce por primera vez un distanciamiento con Isabel Díaz Ayuso, quien hace tiempo "se pasó de frenada"

La dirección nacional del PP afirma que hace tiempo que la presidenta de la Comunidad de Madrid "se pasó de frenada".

Publicidad

A finales de noviembre, el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, dio por zanjada la crisis con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. "Aquí no hay una guerra, ni una batalla, aquí hay unas normas que todos nos hemos dado, un pacto para respetar los estatutos", afirmaba entonces.

Génova reconoce que hay un distanciamiento

Sin embargo, este miércoles fuentes de la dirección nacional de la formación han acusado a Díaz Ayuso de no querer que pare esta pelea interna. Por primera vez, desde Génova, han dejado claro que existe un distanciamiento.

La última polémica se produjo por las cenas de Navidad. Al respecto, el alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida, comunicó que habían sido canceladas por prudencia ante la situación de repuntes por coronavirus. No obstante, las voces más críticas con el PP aseguraron que la intención era impedir que la presidenta de la Comunidad de Madrid se acercase a los militantes.

Por su parte, Díaz Ayuso acató la decisión pero mostró su desacuerdo. "No puedo celebrar la cena porque está prohibida. Soy una afiliada de base más, disciplinada, que siempre cumple con las normas. Esto va en la dirección contraria a la política sanitaria que hemos defendido en la Comunidad de Madrid, que es todo un éxito. Aquí sabemos lo que hacemos. No es la política de la cancelación la que hemos defendido. Jamás ha sido así, y no hay motivo para que se cancelen las cosas ni se prohíban".

Los barones del PP se pronuncian

Sobre esta cuestión también se han pronunciado algunos barones autonómicos del PP. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha defendido que en la comunidad también "se tomó la decisión de suspender todas las cenas de Navidad".

Desde Murcia, el dirigente Fernando López Miras ha subrayado que "lo más responsable y lo más prudente no es irse a comer con 600 personas".

Publicidad