Felicidad

Esta es la peor edad para ser feliz, según un estudio realizado en 132 países

La investigación realizada por el profesor David Blanchflower define que a los 47 años es cuando se es más infeliz, siendo el caso contrario de la adolescencia y la vejez.

Esta es la peor edad para ser feliz, según un estudio en 132 países

Esta es la peor edad para ser feliz, según un estudio en 132 países Unsplashed

Publicidad

Un estudio realizado por David Blanchflower, profesor de la universidad 'Dartmouth College' y ex miembro del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, asegura que la peor edad para ser feliz es a los 47 años. Es decir, justo a mitad de camino entre la adolescencia y la vejez, las dos épocas más felices para el ser humano según esta investigación.

Para llegar a esta conclusión, Blanchflower ha puesto el foco en un total de 132 países con la intención de abarcar territorios con un bienestar muy diferente entre ellos tanto a nivel económico, como social y de salud. Para ello, estudió un total de 98 países en desarrollo, donde las condiciones de vida podrían suponer una mayor infelicidad para los habitantes en comparación con países más avanzados.

47 años, la peor edad para ser feliz

Las conclusiones son reveladoras. La 'curva de la felicidad', según esta investigación publicada en el 'National Bureu of Economic Research', tendría la famosa forma de 'U', con los picos de felicidad en los extremos. Por lo tanto, el ser humano alcanza su máximo grado de felicidad tanto en la adolescencia como en la vejez. La época que queda entre medio sería la de mayor infelicidad, con el mínimo en los 47 años.

Estos resultados se han obtenido a través de encuestas realizadas a los habitantes de los países correspondientes para medir el bienestar. Han participado un total de medio millón de personas.

Lo curioso, es que los datos coinciden tanto en los países ricos como en los más pobres. En los países desarrollados, la media de edad más infeliz es a los 47,2 años, ascendiendo a los 48,2 para los territorios en desarrollo. Blanchflower afirma que es algo que los seres humanos tienen "profundamente arraigado en los genes".

Las metas inalcanzadas, la principal frustración

Para el profesor, esto se debe a que "a los 47 la gente se vuelve más realista y se dan cuenta de que no van a ser el presidente del país. Pasados los 50, en cambio, te vuelves más agradecido por lo que tienes. De esta forma, a los 50 ya puedes decirle a una persona que tienes buenas noticias porque, de aquí en adelante, las cosas van a mejorar", apunta.

Sin embargo, tal y como se puede apreciar con la igualdad entre países ricos y pobres, esto no tiene nada que ver con una mejora de la calidad de vida. Forma parte de un proceso de maduración en el que la persona aprende a valorar más las cosas. Así, cambia la idea de conseguir un gran futuro a tener un punto de vista más realista, tirando al optimismo.

¿El dinero da la felicidad?

En cuanto a la relación entre dinero y felicidad, el estudio revela que la cantidad de ingresos es uno de los factores que más infelicidad causa en los 40. Este efecto se acentúa cuando se trata de personas desempleadas, pobres o con pocos estudios. "Estar en la mitad de la vida es estar en un momento de vulnerabilidad, que hace más difícil lidiar con los desafíos de la vida en general", dice Blanchflower.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que este estudio está sujeto a unos patrones de estilo de vida completamente distintos para cada edad, desde los 'baby boomers' hasta la 'Generación Z'. Por lo tanto, no se puede asegurar que se siga esta tendencia, y más teniendo en cuenta lo rápido que está avanzando el planeta en materia tecnológica. Por ahora, podemos aplicar las conclusiones de Blanchflower para prevenir estas situaciones en el futuro.

Publicidad