La Policía Nacional ha detenido en Madrid a un presunto pederasta que abusó de al menos tres menores durante dos años, cuatro o más veces al mes, a los que, además, grababa durante las prácticas sexuales.

El arrestado amenazaba a las víctimas con utilizar su supuesta influencia como agente secreto para dejar sin trabajo a sus padres si contaban los abusos.

Disponía de un piso trastero cercano a su domicilio habitual, donde presuntamente llevaba a cabo los abusos, ha informado la Policía Nacional.