DENUNCIAS por malos tratos de dos parejas anteriores

El detenido por la muerte a puñaladas de su mujer tenía seis denuncias de parejas anteriores

Su detención se produjo gracias al testimonio del hijo de la víctima, que manifestó a los agentes que salir del domicilio al hombre y localizó un reguero de sangre entre el lugar donde estaba el coche y el sitio en el que se encontraba el cuerpo. Han decretado prisión sin fianza para él.

Agentes de la Guardia Civil ayer en la vivienda en el núcleo poblacional de Los Romanes

Publicidad

El hombre detenido como presunto autor de la muerte a puñaladas de su pareja en La Viñuela (Málaga) tenía seis denuncias previas por malos tratos de dos parejas anteriores y aún estaba vigente una medida de protección en vigor respecto a una de ellas, según han dicho fuentes próximas a la investigación. Han decretado prisión sin fianza para él.

En este caso, sin embargo, no existían denuncias por violencia machista de la víctima hacia el presunto agresor, quienes mantenían una relación sentimental desde hacía pocos meses. El presunto homicida, de nacionalidad española, fue arrestado la madrugada en Marbella en el transcurso de un dispositivo conjunto de la Guardia Civil y la Policía Local.

La detención se produjo gracias al testimonio del hijo de la víctima, que manifestó a los agentes que la tarde del lunes vio salir del domicilio al hombre, J.M.O.T., y localizó un reguero de sangre entre el lugar donde estaba el coche y el sitio en el que se encontraba el cuerpo.

El cadáver de la mujer, que se había quedado viuda hace unos años, fue encontrado con casi treinta puñaladas en su vivienda del núcleo poblacional de Los Romanes. El Ayuntamiento de La Viñuela ha decretado dos días de luto oficial.

La vida de Maria Adela no fue fácil. Hace 4 años, un infarto súbito se llevó a su marido, el padre de sus dos hijos. La mujer tenía 44 años y estaba intentado rehacer su vida con una nueva pareja que había conocido a través de internet, el presunto autor de su muerte. Adela no sabía que sobre aquel hombre, que decía ser policía, pesaban hasta seis denuncias por malos tratos a dos parejas anteriores.

Adela seguía viviendo con los padres de su difunto marido, a los que consideraba sus suegros. Ellos fueron los que encontraron su cuerpo sin vida.

Publicidad