Universidad de Castilla - La Mancha

Desi, la inesperada protagonista de la orla de la Facultad de Letras de Ciudad Real

Desi, una perra guía, aparece en la orla junto a su dueño Abel, que perdió la vista hace seis años como consecuencia de una neuropatía degenerativa irreversible.

Desi, la perro guía que se ha convertido en "una más" de la Facultad de Letras de Ciudad Real

UCLM Desi, la perro guía que se ha convertido en "una más" de la Facultad de Letras de Ciudad Real

Publicidad

La orla de la promoción del grado de Historia de la Universidad de Castilla-La Mancha ya ha pasado a la historia. Desi, una perra labradora que acompaña a Abel, un alumno ciego de la Universidad, aparece, ni más ni menos, que en la primera fila.

Abel Beldad Serrano, de 56 años, es uno de los 25 integrantes de esta promoción. Comenzó los estudios universitarios en la Facultad de Letras de Ciudad Real en 2018 y, ahora, cuatro años después, aparece, como suele ser habitual, en la orla conmemorativa.

Abel perdió la vista hace seis años como consecuencia de una neuropatía degenerativa irreversible y, desde entonces, Desi, su perro guía, siempre le ha acompañado.

Regentaba el bar Los Arcos en Ciudad Real, y, aunque intentó "mantenerlo hasta el final", tuvo que dejarlo porque "era imposible seguir trabajando así".

Decidió entonces comenzar el grado en Historia y, así, su sueño universitario.

Sueño universitario

Abel, que no sabía leer braille, se preparó las pruebas de acceso a la Universidad para mayores de 45 años y aprobó. Aunque aún no ha obtenido el título, no se quiso perder la oportunidad de compartir la orla con el resto de la promoción.

Tampoco quiso Desi, que le acompañado durante toda su etapa universitaria. "Desi ha venido a todas las clases conmigo, es una más en la facultad, y siempre se porta estupendamente", asegura.

El camino de Abel no ha sido nada fácil, pero, según asegura, gracias a sus compañero, a los profesores y al Servicio de Apoyo al Estudiante con Discapacidad (SAED) de la Universidad de Castilla-La Mancha, ha conseguido su objetivo.

Ahora Abel, que se ha convertido en un ejemplo de superación, anima a todas las personas con alguna dificultad, a que no descarten sus sueños.

Publicidad