El colegio San Miguel de Gijón ha apartado de sus funciones a una profesora del centro educativo por mantener presuntamente una relación con un alumno.

En un comunicado, el equipamiento se ha mostrado "seriamente preocupado" por la situación producida por la presunta relación conocida el pasado 17 de mayo, momento en que se activaron "todos los protocolos previstos para situaciones de emergencias".

Asimismo, ha adelantado que "tomará las medidas oportunas que requiere la situación, asumiendo su responsabilidad" y que, "debido a lo delicado del asunto", el centro lo abordará "con la debida cautela y discreción, pensando siempre en el bien del alumnado".

El colegio San Miguel ha afirmado que los organismos de inspección están al tanto de la situación y que el AMPA, "conocedora de la problemática existente, apoya la posición" del centro. "El Colegio San Miguel, cuya trayectoria, estilo y valores son de sobra conocidos sigue en la misma línea y ningún acontecimiento puede apartarle de ella", ha apostillado.

Este es el comunicado emitido por el colegio

"El Colegio San Miguel está seriamente preocupado por la situacion producida por la presunta relación de un alumno y una profesora del centro.

La dirección del centro tuvo la primera información el jueves 17 de mayo e inmediatamente se activaron todos los protocolos previstos para situaciones de emergencia.

La profesora presuntamente implicada está apartada de sus funciones mientras dura la investigación.

El centro tomará las medidas oportunas que requiere la situación asumiendo su responsabilidad.

Debido a lo delicado del asunto el centro, debidamente asesorado tratará el asunto con la debida cautela y discreción, pensando siempre en el bien del alumnado.

Los organismos de inspección responsables del buen funcionamiento de los centros educativos están al tanto de la situación.

El AMPA del Colegio San Miguel, conocedora de la problemática existente, apoya la posición del colegio.

El Colegio San Miguel, cuya trayectoria, estilo y valores son de sobra conocidos, sigue la misma línea y ningún acontecimiento puede apartarle de ella.

Se pide a los medios que traten la información con el máximo respeto teniendo en cuenta que está en juego la dignidad e intimidad de las personas presuntamente implicadas."