El caso de una violación y asesinato de un bebé de 20 meses ha causado conmoción en Chile. Todo comenzó cuando Ámbar Lazcano, una niña de un año y ocho meses, fue trasladada al hospital por su tía y su pareja, que señalaron que la niña se había caído.

Sin embargo, tras realizarle varias pruebas, los médicos descubrieron que la niña había sido víctima de una agresión sexual.

Ámbar fue golpeada y violada hasta la muerte en la comuna de Los Andes, un hecho del que culpan a la pareja de su tía, identificado como Andrés Espinoza.

Según informó el Gobernador de San Felipe, Claudio Rodríguez, los médicos que atendieron a la pequeña quedaron "muy afectados emocionalmente" y tendrán que recibir ayuda psicológica, tal y como recoge el periódico 'El Comercio'.

Desde hacía ocho meses, tanto Ambar como su hermana mayor estaban al cuidado de su tía y de Andrés Espinoza por disposición del Servicio Nacional de Menores.

Además, según recoge 'El Comercio', un tío de la niña aseguró que el detenido por la muerte de la pequeña siempre fue un hombre muy violento y "todos los sabían". "Yo estaba peleando por la custodia de la niña. Él no era competente para cuidarla, era un hombre violento y tengo pruebas", asegura el hombre, que señala que no le dieron la custodia de la niña por ser homosexual.