>En la carrera por ocupar el número 10 de Downing Street ya solo quedan dos participantes. Uno más euroescéptico, otro más europeísta, pero los dos, como intentó Theresa May, tendrán que hacer efectiva la decisión popular tomada hace 3 años.

Nadie tiene aún la respuesta. Porque lo que ha quedado claro 3 años después es que no se ha disipado la incertidumbre que marcó la campaña del referéndum.

Hoy, solo sabemos que la fecha marcada para abandonar la Unión es el 31 de octubre, y que el nuevo primer ministro tendrá que convencer al parlamento para que apruebe el acuerdo con Bruselas. Justo lo que May no consiguió.

Su sucesor lo van a elegir los militantes del partido conservador y está entre estas dos caras: Jeremy Hunt, que hizo una campaña por la permanencia en la Unión Europea. Prefiere un 'brexit' con acuerdo, pero no le vale el que ya está pactado con Bruselas. Lo que quiere negociar otra vez, es algo que desde la capital europea dicen que no van a conseguir. Así que no descarta retrasar la salida.

Eso, para su rival, el gran favorito, Boris Johnson, sería una nueva derrota. Él lidero la campaña a favor del 'brexit' y está dispuesto, si gana, a salir en la fecha marcada, con o sin acuerdo, aunque en las últimas semanas ha incurrido en alguna contradicción. Dijo que lo mejor sería no pagar la factura y al mismo tiempo, que prefiere un acuerdo. El caso es salir.