Esta pasada madrugada se ha celebrado la gala MET en el Museo Metropolitano de Nueva York. Esta gala se pone a los pies de lo antinatural, de la extravagancia.

En esta gala, Lady Gaga ha acaparado toda la atención. Lo ha hecho gracias a sus cuatro cambios de vestuario sobre la alfombra rosa. La cantante llegó con un abultado vestido fucsia que se quitó para mostrar un traje negro. Después otro rosa y cuando parecía que no había más sorprendió quedándose en ropa interior.

La cantante no ha sido la única, Katy Perry se ha convertido en candelabro y el actor Jared Leto ha optado por un complemento muy particular. Aunque no lo parezca, todo este show tiene un fin benéfico: recaudar fondos para el instituto del vestido.

También te puede interesar...

Así será la gala MET, el gran evento de moda y código de vestimenta

Lady Gaga se hace un tatuaje pero "demasiado tequila" impide que se dé cuenta de un grave error