Yu Weifeng es un joven chino de 21 años que se ha conseguido reencontrarse con su familia biológica 18 años después de haber desaparecido.

El joven fue secuestrado cuando solo tenía tres años mientras jugaba en una obra en la que trabajaba su padre. Gracias a la aplicación de envejecimiento FaceApp el joven ha sido encontrado porque la aplicación tecnológica fue capaz de recrear a partir de una foto de pequeño cómo sería el aspecto del joven en la actualidad, según The Sun

La inteligencia artificial fue utilizada por la policía para conocer con precisión como era el aspecto del joven, una técnica de envejecimiento similar a la que utiliza FaceApp. Los investigadores de Futian Shenzhen, en Guangdong, China, utilizaron un software que clasificó durante meses a cerca de 100 candidatos.

Con los datos obtenidos, seleccionaron a Weifeng quien según cuanta el investigador, fue la prueba de ADN la que le demostró que era un niño secuestrado porque él se negaba a creer que lo fuera. El joven había vivido durante este tiempo con otra familia.

Los sistemas informáticos que utilizan estas aplicaciones tecnológicas podrían servir de ayuda para resolver casos de desaparición como la de Madeleine McCann.