Una investigación de la NASA confirma que "el glaciar Jakobshavn ahora se derrite más lentamente, se espesa y avanza hacia el océano en lugar de retirarse más hacia el interior"

Los expertos afirman que la temperatura del agua que rodea el glaciar es ahora más fría y que su avance hacia el mar se puede deber a un patrón climático llamado Oscilación del Atlántico Norte (NAO) que hace que la temperaturas del agua del Océano Atlántico norte cambie progresivamente entre el clima cálido y el frío cada cinco años.

Josh Willis, investigador principal de la misión Oceans Melting Greenland (OMG) de la NASA explica que el glaciar "Jakobshavn está teniendo una ruptura temporal con ese patrón climático. Pero a largo plazo, los océanos se estarán calentando. Y ver que los océanos tienen un impacto tan enorme en los glaciares es una mala noticia para la capa de hielo de Groenlandia"