Guerra Rusia - Ucrania

El análisis del almirante Juan Rodríguez Garat, sobre la actuación de Rusia en Ucrania: "No hay ninguna estrategia"

Juan Rodríguez Garat, almirante en la reserva y exdirector del Museo Naval, explica las claves sobre las nuevas fases sobre la guerra en Ucrania tras la invasión de Rusia, que no ha conseguido sus objetivos en los plazos que tenía previsto.

Publicidad

Juan Rodríguez Garat, almirante en la reserva y exdirector del Museo Naval, explica en directo en Antena Abierta que el primer intento de Rusia fue la conquista de Kiev en el inicio del conflicto, lo que compara a dirigirse directamente al rey si se tratara de un tablero de ajedrez. Fracasado ese intento por la resistencia ucraniana, el siguiente paso era una apertura ágil y con cierta apariencia y brillantez, entrando por el norte y por el sur para tratar de aislar a las fuerzas ucraniana que están combatiendo en el Donbás, según este análisis.

Como Vladímir Putin no ha tenido éxito en estos intentos, a juicio de Rodríguez, lo que queda ahora es una sangrienta guerra de peones en la que, como en las guerras de las primera mitad del siglo XX, el objetivo principal son las ciudades, lo cual es muy difícil.

En opinión del almirante no hay ninguna estrategia en los movimientos actuales. Así, considera que los más probable es que las ciudades estén siendo atacadas nada más para mantener la guerra y distraer fuerzas ucranianas porque lo que realmente interese a Putin sea Mariúpol, cuya conquista es necesaria para un fin de la guerra favorable a los intereses rusos porque es parte del Donbás.

En cuanto a la ciudad de Odesa, Rodríguez insiste en que es difícil predecir lo que quiere Putin y vaticina que probablemente no se puedan realizar desembarcos anfibios. Por otro lado, considera que quizás la cuidad no es ni de interés por parte de Rusia porque eso supondría cerrar a los ucranianos el Mar Negro y eso estancaría el conflicto para siempre.

Ataque cerca de Polonia

Acercando el foco sobre el ataque al Centro Internacional para Operaciones de Paz y Seguridad situada en Leópolis, a 25 kilómetros de Polonia, el coronel señala que no parece un ataque con mucho sentido militar porque está demasiado lejos del frente, pero sí que sirve para que los rusos comprendan que, cuando Putin amenazaba a las potencias occidentales, algo se está haciendo en ese sentido.

Próximos pasos en la guerra

Para saber qué va a suceder hay que tener claro que Putin necesita ofrecer un éxito y por eso se ha reservado la mayor baza, la iniciativa estratégica, motivo por el que ha tenido mucho cuidado de no declarar la guerra. De este modo, cuando crea que están cumplidos sus objetivos, declarará que ya ha finalizado la operación y lo que hará será quedarse con lo que haya conseguido lograr hasta ese momento.

Publicidad