Instalar todos los sistemas informáticos y preparar los puestos de trabajo de los empleados, para que un hotel pueda abrir sus puertas lo antes posible, siempre ha sido un trabajo costoso y complicado. Implicaba la instalación de servidores y maquinaria en el hotel y podía llevar meses tenerlo todo a punto.

Ahora, la transformación digital permite reducir los tiempos y simplificar el trabajo. “Usando comunicaciones seguras y tecnologías de virtualización ya la tecnología no está en el hotel, eso nos permite abrir un hotel en 48 horas”, explica Cristian Palomino, Global IT Vice President en Meliá Hotels International. “Al subir las aplicaciones a la nube y digitalizarlas, ahora prácticamente todo se puede hacer en remoto, sin tener que pisar el hotel, con los inconvenientes que eso conllevaba”, añade Pere Ripoll, Strategic Account Manager de Telefónica Empresas.

Y, no solo eso, toda esta innovadora tecnología aporta flexibilidad y movilidad dentro de los hoteles. “Un hotel nunca duerme, entonces la transformación digital, el entorno virtual y la tecnología cloud, a mí, como directora, me dan la tranquilidad de poder conectarme al hotel esté donde esté”, dice Natalia Seoane, General Manager del Gran Meliá de Mar.

Ese es, precisamente, uno de los grandes retos, poder tener siempre el hotel bajo control, para identificar posibles problemas antes, incluso, de que se produzcan. “Trabajamos con hoteles en todas las partes del mundo y eso requiere de redes rápidas, seguras, flexibles y que no caigan en ningún momento. El tener sistemas centralizados, nos permite actuar muy rápido sobre posibles incidencias y resolverlas incluso antes de que el cliente se dé cuenta de que algo está fallando”, asegura Ripoll.

La transformación digital también ha cambiado por completo la forma de trabajar de los empleados. Con la ayuda de dispositivos móviles, ahora cualquier tarea es más rápida, más sencilla. Y eso les permite dedicar más tiempo de calidad a sus clientes. “El objetivo es acortar los tiempos de chek-in y de chek-out. Porque nuestros clientes valoran mucho la rapidez. Aquí, por ejemplo, nuestros clientes, con una tablet, pueden teclear los requisitos para registrarse (su nombre, su correo electrónico…) y así evitamos las colas de espera”, nos cuenta Alicia Serra, directora comercial de Hotel Catalonia Barcelona Plaza.

Un uso de la tecnología que no olvida el trato cercano y directo “el check-in online no quiere decir que no vaya a haber recepcionista, si el cliente quiere un face to face para preguntar otras cosas que una tablet no le puede contestar siempre habrá un recepcionista para atenderle”, añade Serra.

Toda esta transformación ayuda a acercarse al cliente y conocerlo cada vez mejor, para poder ofrecerle una experiencia totalmente personalizada desde el momento en el que llega al hotel.

También te puede interesar...

El Grupo Quirónsalud, pionero en innovación tecnológica