El PSOE y Unidas Podemos han fracasado este jueves en su reencuentro tras más de un mes sin contactos, pero no dan por cerrada la vía de un posible acuerdo y se han emplazado por ello a próximas reuniones para desatascar la investidura de Pedro Sánchez.

Cuatro horas y media ha durado la primera reunión de los equipos negociadores desde finales de julio, cuando las discrepancias insalvables acerca de cómo formar un Gobierno de coalición echó por tierra la investidura del líder socialista. Las posiciones terminaron tan enconadas que ni PSOE ni Unidas Podemos han vuelto a hablar hasta este jueves.

Faltan 16 días para el 23 de septiembre, la fecha límite para una investidura y evitar nuevas elecciones. Aunque no habrá que esperar hasta ese día para saber si habrá o no presidente, ya que Pedro Sánchez advirtió de que no volvería a presentarse si no tenía los apoyos garantizados.

Y eso significa que, como mínimo, el día 15 o 16, tiene que haber conseguido un acuerdo, porque para ser investido formalmente el día 23, requiere de unos 4 días previos para las votaciones, el debate y el discurso del candidato.

Y no importa que coincida en fin de semana, porque se puede habilitar el Congreso. Además, también hay que convocar antes a las Cortes y el Rey tiene que realizar la ronda de consultas. Teniendo en cuenta esos tiempos, en unos 10 días aproximadamente se sabrá si habrá presidente o habrá que volver a votar.