En muy pocas horas los políticos presos serán trasladados de las cárceles al Tribunal Supremo para que arranque el juicio al 'procés'. A las 10 de la mañana estos 12 acusados tendrán que estar sentados en el banquillo.

La Fiscalía pide para ellos un total de 176 años de cárcel por rebelión, malversación y desobediencia. El peor parado, sin duda, podría ser Oriol Junqueras, para el que solicitan 25 años de prisión.

Van a ser jornadas intensas y multitudinarias, y para evitar altercados en torno al Supremo, la Delegación del Gobierno en Madrid ha prohibido cualquier manifestación y cerrará el tráfico durante los tres meses que dure el juicio.