Al referirse a las resoluciones de la Junta Electoral Central, Pedro Sánchez ha insistido en que lo que decide este organismo en periodos electorales como el actual son "las normas de la democracia" y todos los dirigentes políticos tienen que acatarlas y "es evidente", ha apuntado, "que las instituciones deben salvaguardar la neutralidad y es evidente que los líderes independentistas no la están garantizando".

El presidente del Gobierno ha eludido pronunciarse sobre la querella que la Fiscalía presentará contra Quim Torra y la que el presidente catalán pondrá contra la Junta Electoral Central (JEC), solo ha dicho que el Gobierno está "al servicio de la Junta Electoral y de sus resoluciones para que se hagan efectivas".

En la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo en Bruselas y sobre la polémica sobre los símbolos independentistas que la JEC ordenó retirar de las instituciones y que ha llevado a este cruce de querellas, Sánchez ha señalado que este asunto demuestra que lo que hay en Cataluña es un problema de convivencia, pero no sobre la independencia, que "no se va a producir". Ha expresado su confianza en que las elecciones generales del 28 de abril sirvan para que den un paso al frente la "amplia mayoría" de catalanes y de españoles que apuestan por buscar una solución y no por enquistar la crisis en Cataluña. En su opinión, la moción de censura que le llevó a la Moncloa significó un cambio de época y un cambio en la conversación pública, con un Gobierno nuevo que "no alimenta la confrontación" sino que, "desde la Constitución y el respeto a la legalidad, va a intentar siempre buscar soluciones" a este problema.