Tras meses de llamamientos al diálogo, de múltiples contactos privados y dos reuniones de primer nivel, en Madrid y Barcelona, Pedro Sánchez ha decidido que no sigue negociando con los independentistas catalanes. Lo llamativo es que el gobierno se queje ahora de que los independentistas exijan un referéndum. Ya lo exigían con Rajoy.

Y se lo exigieron a Pedro Sánchez hace ocho meses, justo antes de hacerle presidente en la moción de censura. Lo dijo claramente su portavoz, Carles Campuzano el 31 de mayo de 2018 en el Congreso . Tan claramente como le contestó Sánchez: "La Constitución es muy clara, no reconoce el derecho a a la autodeterminación, sí reconoce la vocación de autogobierno de una sociedad como la catalana".