España debe mejorar la eficiencia y progresividad de su sistema tributario y adoptar medidas para reducir la dualidad de su mercado laboral, para lo que la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) recomienda gravar más los combustibles, para reflejar mejor su impacto medioambiental, así como acercar en mayor medida los costes de despido de contratos temporales e indefinidos. El ejecutivo ya ha rechazado esa recomendación. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sí se ha mostrado a favor de subir los impuestos de los carburantes por su impacto medioambiental, tal y como pide el organismo. La OCDE propone también bajar los impuestos a los trabajadores con los salarios más bajos.

En su informe "Apuesta por el crecimiento 2019", la institución dirigida por el mexicano Angel Gurría señala el incremento de la desigualdad registrado en España desde 2007, advirtiendo de que esta sigue por encima de la media de la OCDE, como consecuencia en parte del elevado nivel de paro y de la caída de los ingresos de los hogares más pobres. La organización con sede en París apunta que impulsar el crecimiento inclusivo en España dependerá de un mayor aumento del empleo y la productividad, destacando que el incremento de la productividad se puede elevar cambiando la carga impositiva a impuestos menos distorsionadores, reforzando la competencia, fortaleciendo los resultados educativos e impulsando el desempeño de la innovación.

Además, la OCDE recomienda:

  • "Mejorar la eficiencia y progresividad del sistema tributario", ampliando la base fiscal reduciendo las exenciones y aboliendo el IVA reducido cuando resulte regresivo.
  • Aconseja al Gobierno subir los impuestos a los combustibles para reflejar mejor el impacto sobre el medio ambiente de las emisiones de CO2.
  • Propone reducir las contribuciones sociales por parte de los empresarios en el caso de los trabajadores con salarios bajos que sean contratados de forma indefinida.
  • La organización subraya la necesidad de reducir la dualidad existente en el mercado laboral, para lo que plantea la importancia de "perseguir una mayor convergencia entre los costes de despidos de temporales e indefinidos", además de perseverar en la lucha contra el abuso de la contratación temporal.
  • Apuesta por reducir las diferencias regulatorias entre regiones y las barreras normativas al crecimiento de las empresas, eliminando las normas que dependen del tamaño de las empresas.
  • La OCDE insiste en mejorar los resultados del sistema educativo, al respecto de lo que recomienda mejorar la calidad de la enseñanza a través de una mejor formación universitaria y en los puestos de trabajo, mientras que reclama mejoras en relación con el gasto en innovación, así como en investigación y desarrollo, donde plantea la necesidad de reasignar en parte los fondos desde los créditos a subvenciones en función del rendimiento.