Publicidad

Niñas desaparecidas en Tenerife

Los objetos hallados en el mar pertenecen a Tomás Gimeno, el padre de las niñas desaparecidas en Tenerife

La bombona de oxígeno y la funda nórdica encontradas por el dispositivo de búsqueda de las niñas desaparecidas en Tenerife son propiedad de Tomás Gimeno, el padre de las niñas.

Los objetos hallados el lunes por la Guardia Civil con la ayuda del buque oceanográfico del Ejército Ángeles Alvariño, pertenecen a Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, las niñas desaparecidas en Tenerife el pasado 27 de abril.

El buque, dotado con radar, sonar y robot submarino, rastrea desde hace días el área delimitado por la geolocalización del móvil de Tomás Gimeno, obtenida gracias a la copia de la tarjeta del teléfono que hizo la Guardia Civil 24 horas después de que la madre de las pequeñas denunciase su desaparición. Ayer lunes halló en el fondo del mar una bombona de oxígeno y una funda nórdica.

Identificador de la bombona

Los investigadores han determinado que la bombona pertenece a Tomás Gimeno gracias al número de identificación, que registra quién la rellena cada vez.

Tras el hallazgo, los objetos encontrados están siendo analizados en el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil en Madrid. Esa botella y esa funda nórdica fueron encontradas a 3 millas de la costa y a 1.000 metros de profundidad, en la misma zona donde se perdió la pista del móvil de Tomás Gimeno el 27 de abril.

Y precisamente, la búsqueda se centrará ahora en este punto concreto, un lugar de tránsito de barcos donde no se practica el submarinismo. "Mil metros es inviable", explica a Antena 3 Noticias Juan Garrido, instructor de buceo.

El principal objetivo ahora es averiguar cómo y por qué ha llegado esa botella a esa profundidad.

La búsqueda de las niñas de Tenerife se prolonga hasta el 14 de junio

Ante estos hallazgos, el buque oceanográfico, que terminaba hoy las labores de rastreo, continuará al menos hasta el próximo día 14 de junio en función de cómo evoluciona la búsqueda de las niñas desaparecidas en Tenerife.

Este buque, que dispone de un sonar y un robot submarino, trabaja ininterrumpidamente durante el día y la noche y, desde que se incorporó a la búsqueda de las niñas y su padre, ha realizado un rastreo en una superficie de unas diez millas cuadradas (34 kilómetros cuadrados).

Rastreo con simulación 3-D

En las últimas jornadas, la Guardia Civil ha realizado una exploración con un equipo especial para hacer una simulación 3-D para determinar el tamaño y el peso aproximados de los bultos que cargó el padre en su lancha aquella noche.

Tras su primer incursión al mar, la Guardia Civil le interceptó por saltarse el toque de queda. Más tarde, el padre de las niñas desaparecidas en Tenerife volvió a la mar y la lancha fue encontrada vacía y sin la silla de retención que pertenecía a su hija pequeña.

"Angustia" en la madre de las niñas tras el hallazgo

Beatriz Zimmermann, la madre de Anna y Olivia, las niñas desaparecidas, "sigue con angustia" las últimas noticias sobre el hallazgo de los objetos. Según ha informado este martes en declaraciones a Espejo Público el portavoz de la familia, Joaquín Amills, el descubrimiento de la bombona de oxígeno y la manta ha dejado a la mujer "muy afectada".

"Si esta información hubiera llegado por Guardia Civil y ellos le hubieran comunicando el hallazgo y que había que investigar la procedencia de la botella no hubiera estado tan preocupada como al haberse enterado por la prensa, comentarios y publicaciones", ha dicho.

La madre de las niñas "está muy mal", ha explicado Amills, quien esta misma mañana ha llamado a Zimmermann "pero apenas han podido intercambiar unas palabras ya que Beatriz no ha dormido en toda la noche tras enterarse de lo que habían encontrado en el fondo del mar y no se encontraba muy bien".

Publicidad