Publicidad

Niñas desaparecidas en Tenerife

Así trabajan bajo el mar el sonar y el robot submarino en la búsqueda de las niñas desaparecidas en Tenerife

La exploración permite detectar objetos por debajo de los 3 cm y el robot es capaz de obtener imágenes de gran resolución a profundidades de hasta 3.000 metros. Este método de exploración podría ser clave en la búsqueda de las niñas desaparecidas en Tenerife.

El buque oceanográfico del Ángeles Alvariño rastreará una zona de 10 millas náuticas cuadradas ubicadas frente a la costa de Santa Cruz de Tenerife, entre la marina desde donde salió Tomás Gimeno, padre de las niñas desaparecidas en Tenerife, en su barco hasta el lugar donde pudo haber dejado su barco a la deriva. El Ángeles Alvariño está equipado para poder trabajar de manera ininterrumpida durante semanas. De hecho, no tienen previsto tomar tierra salvo si hubiera alguna necesidad logística.

A bordo hay unas 25 personas entre científicos e investigadores. Dos miembros de la UCO forman parte de este equipo. Su labor, indicar los lugares donde se realizan las inspecciones.

Equipamiento del buque

Este barco oceanográfico está equipado con una sonda multihaz, un sonar de barrido lateral de alta resolución y con un robot submarino no tripulado. Rastreará la zona desde donde salió el padre de las niñas desaparecidas en Tenerife, Anna y Olivia.

En la exploración se utilizará una sonda multihaz que puede llegar a una resolución por debajo de los 3 cm y que permitirá hacer una cartografía casi exacta del fondo del mar, con una batimetría precisa, para facilitar el trabajo que realizará posteriormente el sonar de barrido lateral.

La forma de trabajar del sonar de barrido lateral es similar a la de la sonda multihaz: se establecen calles paralelas que se solapan para cubrir toda la superficie a explorar. Durante este reconocimiento se irán estableciendo marcas en las irregularidades del fondo para una inspección visual posterior si lo consideran necesario.

Un robot submarino capaz de operar a 2.000 metros

El LIROPUS 2000 es un robot submarino no tripulado capaz de operar a más de 2.000 metros de profundidad con tareas de observación y recogida de muestras y datos.

Uno de sus puntos fuertes es la capacidad que tiene para tomar imágenes. Está dotado con un potente sistema de iluminación de 17.000 lúmens de potencia (17 veces más que una bombilla de 100 vatios), y cámaras de elevadas prestaciones, una de ellas de alta definición (formato HD) y otra de muy baja luminosidad. Esto le permite obtener imágenes de gran resolución incluso a grandes profundidades donde la oscuridad es totalidad.

El robot cuenta también con equipos para medir temperatura, presión y salinidad, así como con un correntímetro de efecto doppler para estudiar las corrientes a las profundidades donde opere.

Está preparado para tomar muestras gracias a dos brazos manipuladores hidráulicos de precisión así como un sistema de succión para muestras líquidas y gaseosas

El bastidor está diseñado para instalar hasta 20 kilogramos de cualquier otra instrumentación científica que se requiera. Para la toma de muestras cuenta con dos brazos manipuladores hidráulicos de precisión para la recogida de elementos sólidos y un sistema de succión para muestras líquidas y gaseosas.

Publicidad