El presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, ha querido estar presente en el inicio del juicio a los dirigentes catalanes por el intento de independencia unilateral, como muestra de solidaridad con los procesados. Fue recibido por la jefa de gabinete del presidente del Tribunal Supremo, que después lo ha saludado en su despacho. despuéws ya ha pasado a la primera fila del público en la sala, que tenía reservada. Torra estaba acompañado de dos consellers y también accedieron dos diputados del Parlament.

Cuando entró, los acusados se giraron, como para saludarlo. Solo el exvicepresidente y líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, se queda sentado en el banquillo mirando hacia delante. La señal de vídeo solo llega a recoger el momento en que otro de los acusados, Jordi Sànchez, expresidente de la ANC, se vuelve. Algunos interpretaron la escena como muestra de las diferencias entre los seguidores de Puigdemont y Junqueras, manifestadas en diferentes ocasiones, por haber huido unos y sobre la estrategia a seguir.

Después, en el receso, ya se han saludado todos. Los acusados también han estado con sus familiares. En la sala pueden estar dos personas por cada uno de ellos.