Pedro Sánchez

Publicidad

ENCADENA SU SEXTA DERROTA ELECTORAL CONSECUTIVA

Descalabro del PSOE tanto en País Vasco como en Galicia

Tras las elecciones en Galicia y País Vasco, se ha prolongado la tendencia negativa del PSOE. Unos resultados que abren todavía más las heridas que las últimas citas electorales han causado en el partido de Pedro Sánchez. Luena, en rueda de prensa, ha tachado de "no positivos" los resultados y ha adelantado que este lunes se analizarán enla Comisión Permanente.

Miriam Vázquez Vázquez/EFE | Madrid
| 25.09.2016 23:14

"Conmigo o contra mí" esa es la premisa que define la situación a la que se enfrentan tanto el PP como el PNV cada cita electoral en Galicia y País Vasco respectivamente. País Vasco y Galicia son dos CCAA con una misma radiografía electoral. La hegemonía del PNV en la primera y del PP en la segunda sólo ha sido rota por los apoyos que las otras formaciones han logrado contra ellos.

En 2009 Patxi López se convirtió en el primer lehendakari socialista con sus 25 escaños apoyados por los 13 del PP y el de UPyD. En Galicia Pérez Touriño no sólo tuvo un acuerdo de investidura sino que formalizó un acuerdo de gobierno con el BNG.

Sólo cuatro años estuvo el PNV apartado del poder ya que Iñigo Urkullu se presentó en 2012 y obtuvo 27 representantes. EH Bildu recabó 21 y el PSE perdió 9 diputados con respecto al 2009 y se quedó con 19, uno más que en 2005.

La irrupción de Podemos ha perjudicado a los socialistas vascos. De ser la tercera fuerza política en los pasados comicios con 16 escaños se queda relegada ahora a 9 al igual que el PP y ha firmado el peor resultado de su historia junto con los 9 escaños que tuvo Txiki Benegas en el año 80.

La formación liderada por Pili Zabala ha comido terreno al PSE, aunque no ha logrado sobrepasar a EH Bildu. Ha conseguido 11 diputados en el parlamento vasco. La gran batalla de Zabala era arrebatar el segundo puesto a la izquierda abertzale y aunque no lo ha conseguido, se ha quedado cerca tal y como avanzaban los sondeos.

En estas tres décadas de la España de las autonomías, el PP ha ganado siempre en las urnas en Galicia y sólo le han arrebatado el trono de San Caetano en dos ocasiones: la primera, en 1987 año en el que González Laxe presentó y ganó una moción de censura contra Fernández Albor. Y la segunda en 2005 cuando el bipartito formado por Pérez Touriño (PSdG) y Anxo Quintana (BNG) se unió para desbancar a un Fraga que con 37 escaños dijo adiós a 16 años de gobierno.

Pérez Touriño cosechó 25 escaños en 2005, resultado que revalidó en 2009. Sin embargo, en ese año un primerizo Núñez Feijóo recuperaba para el PP uno de sus bastiones por excelencia, debido al escaño que perdió el BNG y que supuso la dimisión inminente de Quintana.

Desde entonces, Núñez Feijóo, considerado por muchos como el sucesor natural de Rajoy en Madrid, ha ido mejorando sus resultados y, de los 38 diputados alcanzados en 2009 aumentaba a 41 en 2012 y vuelve a revalidarlos este 25-S.

La fragmentación del escenario electoral de este año ha perjudicado al PSOE que se ha quedado a 4 representantes de los 18 de 2012. El electorado de izquierdas en Galicia se ha dividido entre PSOE, En Marea y el BNG.

Estos resultados, extrapolándolos al panorama nacional, abren todavía más las heridas que las últimas citas electorales han causado en el equipo de Pedro Sánchez. Con un Comité Federal a la vuelta de la esquina, que ha de decidir si mantienen su ‘no’ a un hipotético gobierno de Rajoy o dan el visto bueno a intentar un ejecutivo alternativo con el apoyo de la formación morada, Pedro Sánchez ha de calcular bien sus movimientos para tratar de frenar la sangría de votos que llevan sufriendo desde las pasadas elecciones europeas.

El PSOE encadena su sexta derrota electoral consecutiva

El mal resultado de los socialistas en las elecciones gallegas y vascas ha supuesto la sexta derrota consecutiva de los socialistas en las urnas desde que Pedro Sánchez asumió la secretaría general del PSOE en julio de 2014.

En los algo más de dos años que Sánchez lleva al frente del partido, ha vivido siete procesos electorales, en los que el PSOE solo ganó en uno, en los comicios celebrados en Andalucía en marzo de 2015 con Susana Díaz de candidata. Desde entonces y con la consolidación de Podemos y Ciudadanos, los socialistas han ido encadenando derrotas en las urnas, una racha que se ha prolongado hoy en Galicia y País Vasco.

En mayo del pasado año, tuvieron lugar las elecciones municipales y autonómicas, en las que el PSOE cosechó su peor resultado en el ámbito local en toda la democracia, si bien en el plano regional, gracias a los pactos, los socialistas se hicieron con la presidencia en siete territorios.

La siguiente cita fue las catalanas de septiembre de 2015, en las que el PSC logró sus peores cifras desde 1980 en unos comicios autonómicos, si bien mantuvo el tercer puesto con cuatro escaños menos que en 2012.

Sánchez afrontó el 20 de diciembre y el 26 de junio las elecciones generales como cabeza de cartel y en ambas citas, los socialistas vieron empeorar su rendimiento, al obtener la cifra más baja de diputados en toda la democracia, con 90 y 85, respectivamente. El secretario general obtuvo 5,2 millones de votos en los comicios de junio, casi la mitad de que los cosechó José Luis Rodríguez Zapatero en 2008 y un millón y medio menos que en 2011 con Alfredo Pérez Rubalcaba.

En el caso de Galicia y País Vasco, se ha prolongado la tendencia negativa después de que Sánchez se haya volcado en ambos territorios durante la campaña.

Publicidad