Con este tipo de ejercicios Metro verifica los procedimientos de actuación y protocolos de coordinación con los servicios de emergencias para sus más de 300 kilómetros de vías, por donde cada día viajan 2.300.000 pasajeros.

En una vía sin servicio, se ha procedido a la evacuación de los pasajeros de un tren del que sale una gran humareda. El conductor se ha visto obligado a parar el convoy y ordenar la evacuación de los vagones, con apoyo del personal de la estación. Recibida la alerta en el Puesto de Mando, se ha activado el Plan de Autoprotección y se ha avisado a los servicios de emergencias a través del teléfono único de emergencias 112 (bomberos, Samur, SUMMA112, Policía Municipal y Policía Nacional), que han extinguido el incendio y atendido a los afectados.

El simulacro ha contemplado el desfallecimiento de un viajero y una maniobra de reanimación cardiopulmonar.