Okupación

Madrid activará un teléfono 'antiokupación' que atenderá a víctimas 24 horas al día

Los agentes informarán sobre cómo y dónde denunciar las okupaciones y avisarán a la Policía y a la justicia para que se intervenga de forma inmediata. En la región hay actualmente unas 4.500 viviendas en esta situación.

Una mujer al teléfono

Pixabay Una mujer al teléfono

Publicidad

La Comunidad de Madrid prepara la puesta en marcha de un teléfono antiokupas que estará atendido las 24 horas del día -y todos los días del año- por una plantilla de 16 policías municipales de diferentes municipios madrileños.

El gobierno regional, que califica esta situación de "lacra que afecta especialmente a las clases medias", estima que en Madrid hay actualmente unos 4.500 casas okupadas. La mitad de ellas aproximadamente corresponden a viviendas sociales y la otra mitad pertenecen a propietarios particulares.

Está previsto que el teléfono antiokupas comience a funcionar a finales de febrero o principios de marzo. Los agentes que presten este servicio ofrecerán información sobre cómo y dónde presentar una denuncia cuando se detecte un okupación ilegal de una vivienda. Al ciudadano se le dará un asesoramiento jurídico sobre cómo iniciar o agilizar el proceso de desalojo.

La Comunidad recuerda que las primeras 24 horas son cruciales para evitar procedimientos que se prolonguen en el tiempo. Por eso desde esta oficina se intentará potenciar, siempre que sea posible, las actuaciones inmediatas.

El objetivo del teléfono antiokupas

El servicio antiokupas también servirá para compartir información y coordinar la actuación de los diferentes Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Los propios agentes que reciban el aviso por esta nueva vía telefónica pondrán en preaviso a la Justicia y la policía local del municipio donde se haya producido la okupación.

Además, se pretende que los agentes que atiendan estas llamadas tengan acceso inmediato por vía telemática al Registro de la Propiedad. De esta manera se podrá conocer de inmediato quién es el auténtico propietario de la vivienda, y evitar así malos entendidos que puedan entorpecer todo el proceso de desalojo y devolución al verdadero dueño.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, recuerda que la okupación es un delito y asegura que no hacer nada contra ella es permitir que “se imponga la ley de la selva”. Según los datos oficiales en los primeros nueve meses de 2021 este tipo de usurpaciones se incrementó un 25% en Madrid respecto al mismo período del año anterior.

La oficina antiokupas estará coordinada con el 112, el teléfono de referencia para emergencias y seguridad. Su plantilla se irá incrementando gradualmente hasta los 16 policías municipales que recibirán previamente un curso de formación específico sobre esta materia. El coste total del servicio rondará los 700.000 euros anuales, pero el servicio para el ciudadano será completamente gratuito.

Publicidad