El 70% de las viviendas del barrio barcelonés de La Mina de Sant Adrià de Besòs en las que se registraron cortes de luz estos últimos meses estaban defraudando la electricidad, ha informado la compañía Endesa después de llevar a cabo hasta 500 inspecciones en la localidad.

En un comunicado, la empresa ha detallado que, tras el operativo desplegado este año junto a los Mossos d'Esquadra, el Ayuntamiento del municipio y el Consorcio de la Mina, se han detectado 350 viviendas con la luz pinchada de las 500 que han sido inspeccionadas.

La mayoría de residencias con fraude eléctrico formaban parte de los bloques ubicados en las calles Venus y Saturno, las mismas vías en las que se produjeron las interrupciones de suministro.

Para evitar episodios similares, Endesa ha colocado puertas metálicas y alarmas de intrusión en muchos de los domicilios para "impedir o dificultar" la manipulación de los contadores.

Además, las intervenciones, tras las cuales se ha normalizado la contratación a 209 clientes, se han llevado a cabo junto a agentes de los Mossos para "salvaguardar la seguridad de los técnicos de la compañía".