Publicidad

Coronavirus

Justin Foster, jugador de fútbol americano de 22 años, se retira por las secuelas del coronavirus: "Me falta el aire"

El jugador americano se contagió el pasado mes de junio y desde entonces no ha podido recuperarse completamente, tan solo tiene 22 años: "No pudo respirar bien".

Justin Foster, jugador de fútbol americano, se ha visto obligado a retirarse tras no haber superado las graves secuelas que le dejó el coronavirus. Solo tiene 22 años y su sueño era jugar en la NFL.

El pasado mes de junio se contagió, tiempo después se recuperó pero nunca volvió a ser el mismo, las secuelas le han impedido volver a realizar esfuerzos físicos al mismo nivel que antes: "El olfato y el gusto no han vuelto completamente, el mayor problema es la falta de aire cuando intento hacer cualquier actividad física", explica Justin.

9 meses después de contagiarse las secuelas son muchas y le han impedido cumplir su sueño de defender una camiseta en la mejor liga de fútbol americano del mundo, la NFL.

Renuncia a su sueño, jugar en la NFL

Justin sufrió asma de pequeño pero nunca fue un obstáculo para practicar deporte. Siempre ha tenido una gran estatura y una complexión muy fuerte, sin embargo, el coronavirus le ha ganado la batalla: "Vuelvo a casa y no puedo hacer nada el resto del día", asegura.

Fue campeón de los Estados Unidos con una de las mejores universidades, Clempson. Sus entrenamientos son profesionales, y ahora no los aguanta: "Una semana puedo encontrarme bien y respiro adecuadamente, pero a la siguiente me encuentro mal y ya no puedo hacer nada", admite Foster.

Hace unos días anunció que dejaba el deporte y a la vez su sueño, ser uno e los mejores defensores de la NFL: "Es una decisión muy dura, no lo he pensado de un día para otro".

Su caso ha impactado en Estados Unidos y demuestra que el coronavirus no respeta a nadie y un deportista de 22 años no es una excepción.

Publicidad