María Fernanda Álvarez y Alejandro Castro llevaban medio año preparando su boda en Guadalajara, México. Sin embargo, todo terminó de la peor manera posible cuando, apenas un día después de casarse, fallecieron en el terrible accidente de tráfico provocado por Joao Maleck, futbolista del Oporto que la pasada temporada estuvo cedido en el Sevilla Atlético.

Alejandro, de 33 años, y María Fernanda, de 26, se conocieron en la empresa en la que ambos trabajaban. Sus familiares han relatado al diario 'El Universal' que fue amor a primera vista-

El primer mal augurio del día tuvo lugar cuando María Fernanda no llegó a su cita con su maquilladora. Tenía programada una sesión de fotos con Alejandro antes de la comida, que empezaría a las 15:00 horas. La maquilladora contactó a los padres de la novia quienes, tras llamarle repetidamente sin respuesta, se pusieron en contacto con los padres de él.

Después de llamarle en varias ocasiones y tampoco recibir respuesta, el padre de Alejandro siguió su instinto paterno: recorrió en coche la ruta que los novios deberían haber realizado esa mañana. En el camino se encontró el Aveo gris que manejaba su hijo completamente destrozado.

La Fiscalía de Jalisco tiene un vídeo en el que está grabado el accidente. De acuerdo con algunos testigos, el jugador, de 20 años, viajaba con exceso de velocidad en un Ford Mustang blanco cuando golpeó por detrás el coche en el que estaba la pareja. Maleck sobrevivió con lesiones.