Pilar Rubio y Sergio Ramos van a disfrutar de una celebración de boda por todo lo alto. Sin niños, que se tendrán que ir a casa en cuanto termine la ceremonia, los 'adultos' van a pasárselo como enanos en cuanto lleguen a la finca propiedad del jugador del Real Madrid.

Porque si en la Catedral va a actuar Niña Pastori, allí cuando llegue el final de fiesta será AC/DC quien coja el micrófono para deleite de unos asistentes que necesitarán tener el sello de un unicornio para poder estar en el evento.

Además, un menú top para los invitados y un parque de atracciones en miniatura en el que hay una noria y coches de choque.