Lleva arbitrando desde los 13 años. Hoy, con 35 ,se va a convertir en una pionera y, con ella, otras dos mujeres asistentes. Sólo el cuarto árbitro será hombre.

Stephanie Frappart intenta controlar sus emociones a horas de hacer historia: "Sé como controlarlas y además sé cuánto he trabajado para esto", señalaba con seguridad.

Ha trabajado mucho para convertirse en la primera árbitra en un gran partido de UEFA masculino y lo hará con dos asistentes mujeres en las bandas.

Una de ellas, Michelle O' Neill era consciente del hecho histórico que supone este partido: "Estamos abriendo el camino, abriendo puertas, para las niñas que vengan. Es bastante especial", declaró.

Por su parte, una de las jugadores del R.C. Deportivo, Iris Arnáiz, ha destacado y reconocido el momento pionero que viviremos esta noche: "Es el principio de algo. Al final las niñas necesitan referentes a alto nivel", ha subrayado.

Además, los representantes de ambos equipos han mostrado su apoyo a las colegiadas: "Mostraré mi mejor cara posible. De lo contrario, mi madre se enfadará", declaró Klopp.

"Estamos muy contentos, es un momento histórico, un paso más en la dirección correcta", señalaba, Frank Lampard, entrenador del Chelsea.

No será la primera final que piten y con tanta repercusión, pues ya arbitraron la final del Mundial femenino: "El género es irrelevante. Si tú miras su CV bien, ella ha hecho muy buenos partidos", decía Virgil Van Dijik, integrante del Liverpool.

Esta noche tienen ante sí una gran final en la que sin duda las van a respetar. Todo el mundo es consciente de que es un hecho histórico, incluido Klopp, técnico del Liverpool y todo el mundo confía en ellas.

"No hay diferencias entre árbitros hombres y mueres. ¡Todos somos árbitros!", declaró contundente el cuarto árbitro del encuentro.