El entrenador del Liverpool ha querido resaltar la decisión tomada por la UEFA como acertada. Sin embargo, las condiciones para llegar a arbitrar esta final han sido las mismas para Stéphanie Frappart que para el resto de árbitros profesionales.

"Estoy feliz porque podemos formar parte de este momento histórico. Hay muchas cosas en el mundo. No somos claros para tomar decisiones, pero esta es una decisión muy buena. Dejar que una mujer arbitre un partido con millones de espectadores. Un partido muy importante", señaló el entrenador de los 'red'.

Además, Jurgen Klopp aseguró que pondrá su mejor cara cuando se dirija a la colegiada: "Estoy bastante seguro de tratar de ayudar durante el partido para no hacerlo más difícil de lo que ya de por sí es. Así que mostraré mi mejor cara posible. De lo contrario mi madre se enfadará".

Azpilicueta, por su parte, muestra normalidad ante el hecho: "Es importante pero lo tenemos que ver como algo natural. Tenemos que ver el mundo como único. No tenemos que crear ninguna diferencia. Es verdad que es la primera vez que una mujer va a arbitrar un partido de chicos. Así que estoy contento de dar pasos hacia adelante", afirmó.

Por último, fue el turno de Frappart, quien lejos de querer ser el centro de atención, explicó su proceso para llegar a formar parte de este histórico momento: "Creo que el trato es igual. Tenemos que probarnos física, táctica y técnicamente, de la misma forma que los hombres. Así que no tengo miedo a las críticas. Nada cambia para mí hoy", confesó.