Varios de los tweets insultando a Pogba fueron borrados y las cuentas que los escribieron fueron suspendidas. Es el tercer jugador en los últimos días que ha sido objeto de expresiones ofensivas. Tammy Abraham, delantero del Chelsea, falló el penalti definitivo en la tanda de la Supercopa de Europa ante el Liverpool y fue insultado a través de las redes sociales.

Su entrenador, Frank Lampard, condenó los ataques y deslizó que las compañías dueñas de estas redes sociales deberían hacer algo para evitar que los jugadores sufran estas acciones. Algo parecido le ocurrió a Yakou Meite, atacante del Reading, tras fallar una pena máxima este fin de semana.

El Manchester United ha anunciado que emprenderá una investigación para conocer la identidad de los usuarios que realizaron insultos racistas en redes sociales a Paul Pogba. El club ha asegurando que iniciará "el tipo de acción más fuerte" contra estos individuos.

"Vamos a trabajar en identificar a los pocos envueltos en estos incidentes y tomaremos el tipo de acción más fuerte disponible para nosotros. También animamos a las compañías de redes sociales a actuar en estos casos", expresó el Manchester United en un comunicado.

El club inglés reafirmó su "tolerancia cero" con cualquier forma de "racismo o discriminación". "Los individuos que expresaron estas opiniones no representan los valores de nuestro gran club. Es alentador ver a la mayoría de nuestros aficionados condenar los insultos en redes sociales", añadió. Además, compañeros de Pogba como el zaguero Harry Maguire o el atacante Marcus Rashford condenaron también los insultos en sus perfiles oficiales de 'Twitter'.