Nunca es tarde para evitar la catástrofe, eso debió pensar esta persona cuando vio cayéndose a dos ciclistas en mitad del campeonato nacional francés. Y, claro está, quiso salvar el desarrollo de la carrera cogiendo una bicicleta.

Nuestro particular héroe no sé lo pensó dos veces cuando se tiró a por una de las bicicletas en el suelo, para evitar así, que más corredores, que venían a gran velocidad, pudieran caerse al suelo haciéndose mucho daño.

El imprevisto sucedió durante los campeonatos nacionales de Francia en la modalidad de ciclismo en pista en el velódromo Saint Quentin-en-Yvelines.