Por un lado, Laura Gil ha conseguido la que será su decimosexta medalla, tras conseguir la última de ellas en el Eurobasket celebrado en Serbia. Su palmarés es inigualable con la selección, sin margen de comparación en todo el baloncesto del territorio español.

Desde su participación en el Europeo sub 16 de 2017, la jugadora del Perfumerías Avenida, ha subido simpre al podio, consiguiendo hasta dobletes.

Por otro lado, se encuentra , como su compañera Anna Cruz la define, Laia Palau la 'inmortal'. Tras conquistar la medalla de plata en el Europeo, se ha convertido en la jugadora más laureada de la historia del baloncesto español, al superar con esta medalla a Pau Gasol. Suponiendo, además, la tercera jugadora con más medallas conquistadas en Europeos, hasta ocho metales. Únicamene, dos jugadoras rusas la superan: Uliana Semenova y Olga Sukharnova.

"Creo que es la consecuencia de la longevidad de mi carrera y de tener la suerte de haber pertenecido a esta generación de grandes jugadoras", apuntó la catalana.

Hablando de méritos, resulta obligatorio mencionar al seleccionador Lucas Mondelo. Indescriptible. Lo difícil lo hace fácil. El entrenador español, lleva una racha difícil de igualar y ya no digamos de superar: siete medallas desde 2013, tres oros, dos platas y dos bronces.

Su filosofía: "Les he brindado un espacio para que expresen todo su talento, que es mucho. Y también para que luzcan su potencial, que también es enorme. Me gusta escucharlas, conocer su punto de vista, ver qué pueden aportarme a mí y al grupo."

Por último y formando parte del quinteto ideal del torneo, Marta Xargay (23 puntos en la final) y Astou Ndour, que parecen estar siempre en la sombra y con premios como este se ven reconocidas al máximo nivel.

La jugadora de origen senegalés con el dórsal número 45 a su espalda, juega con la presión de ser la sustituta de Sancho Little. Sin embargo, desde este verano la jugadora española ha escrito su nombre dentro del equipo con mayúsculas y ha conseguido hacerse un hueco dentro de una selección de récords.

Así, la pívot de la selección española fue erigida como la mejor jugadora del torneo, siendo considerada MVP de todo el campeonato. Ha sido determinante en todos los encuentros, siendo la referente junto a Laura Nicholls en la pintura española y brillando en las semifinales contra Serbia con 17 puntos y 5 rebotes.

Lo dicho, un equipo de récords.