Publicidad

Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

El toque manual de campanas podría convertirse en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Albaida, en Valencia, ha liderado esta iniciativa para que el arte del repicar de campanas, que se mantiene en su forma tradicional desde hace siglos, sea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

El repicar de las campanas a partir de la técnica de toque manual podría convertirse en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La iniciativa partió de los campaneros d'Albaida, en Valencia, y ahora es apoyada por todas las asociaciones de campaneros tanto en España como en el resto de Europa. Ellos están salvaguardando este arte.

Luis, uno de los protagonistas del vídeo que puedes ver en la parte superior, tiene 24 años y es camarero de profesión camarero. Pero cuando sale del trabajo surge su verdadera vocación. El volteo manual es un arte efímero que nos ha acompañado en nuestra historia. En esta localidad valenciana existe una 'colla de campaners' que mantiene esta tradición de manera ininterrumpida desde el siglo XIII.

Luis recorre pueblos y ciudades volteando las campanas. Desde hace siglos, no ha pasado ni un solo día en el que las campanas no repiquen para anunciar los diversos acontecimientos que se suceden en el pueblo. Para que esta tradición no se pierda, Luis recorre pueblos y ciudades transmitiendo este lenguaje sonoro efímero. Además, las campanas sonaron cada día a las 8 durante el confinamiento por nuestros sanitarios. Un lenguaje milenario que pedimos se declare como lo que es: patrimonio de la humanidad.

Para conseguirlo, tienen el respaldo del Ayuntamiento de la localidad, que en el pasado mes de febrero aprobó por unanimidad una propuesta para pedir al Consell que Albaida sea reconocida también como la Capital Valenciana del Toc Manual de Campanes y en 2013 fue declarado Bien de Interés Cultural Inmaterial.

Además de los campaneros de Albaida, otras asociaciones se han unido para que finalmente la UNESCO declare el toque de campanas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, como la Asociación Hispania Nostra, que ayudan a seguir difundiendo esta iniciativa.

Publicidad