ABANDONA LA PRISIÓN DE ZABALLA, EN ÁLAVA

ABANDONA LA PRISIÓN DE ZABALLA, EN ÁLAVA

Sale de prisión La Tigresa, la etarra expulsada de la banda por mostrar su arrepentimiento a las víctimas

'La Tigresa', la histórica etarra, sale este martes de la cárcel de Zaballa, en Álava, tras haber cumplido 23 años de condena. Un año por cada persona a la que asesinó. Fue expulsada de ETA por acogerse a la llamada via Nanclares y mostrar su arrepentimiento.

Idoia López Riaño, la histórica terrorista de ETA conocida como 'La Tigresa', va a salir hoy de la cárcel tras cumplir una condena de 23 años. La llamada 'Tigresa' es la responsable de algunos de los atentados más sanguinarios de la banda, como el de la plaza de la República Dominicana en Madrid, en el que murieron 12 guardias civiles. Fue expulsada de ETA por acogerse a la llamada 'vía Nanclares' y mostrar su arrepentimiento en 2010.

Su imagen la convirtió en un icono de ETA, una melena espesa de rizos negros, y un rostro joven en el que destacaban sus ojos azules siempre perfilados. Pero no solo era su aspecto, Idoia López Riaño, la tigresa, fue una sanguinaria terrorista.

A esta hija de salmantinos se le achacan 23 asesinatos. 12 de ellos en este atentado, el de la Plaza de la República Dominicana de Madrid. Era el 14 de julio de 1986. La tigresa formaba parte del Comando España, ella y Soares Gamboa aparcaron estrategicamente la furgoneta bomba que explotó al paso de un autobús repleto de jóvenes cadetes de la guardia civil. Jóvenes como ella, la tigresa tenía solo 22 años y las manos teñidas de sangre inocente.

Los familiares de las víctimas no podrán olvidar sus sonrisas durante el juicio por el crimen veinte años después. Su compañero el etarra Soares Gamboa desvela algunos detalles de su pertenencia al comando. Idoia López se enfrentó a los otros miembros porque ella prefería asesinar generales no soldados rasos. La retrata como una joven presumida, pendiente siempre de su aspecto, descuidada, incluso en los atentados.

En una ocasión se llegó incluso a olvidar su pistola. Hubo más bombas y más muertes, también en 1986 y en Madrid asesina a otros cinco guardias civiles en la calle Juan Bravo. También participó en el asesinato del comandante Saéz de Ynestrillas y de los dos militares que le acompañaban. Cuenta uno de sus compañeros que en aquella acción de vació el cargador de su arma, hasta la última bala, en el cuerpo de una de sus víctimas.

ETA decide que Idoia se refugie en Argelia y en el sur de Francia, apartan de la acción directa por su falta de concienciación, y seriedad, así como su vidad desordenada y promíscua. El 1994 termina su carrera criminal cuando es detenida por la policía francesa. Seis años más tarde España consigue su extradición la Audiencia Nacional la condena a 2111 años de cárcel. Entre rejas la tigresa se amansa.

En 2011 se acoge a la Via Nanclares, un proyecto para reinsertar a los etarras quer se arrepientan de sus crímenes. Lo hace a través de un comunicado en el que pide perdón a las familias de sus víctimas. Por tal motivo es expulsada de ETA, Idoia López Riaño ha disfrutado algún permiso carcelario, en 2014 pudo salir para sacarse el carnet de conducir, pero será hoy cuando salga definitavemente de la prisión alavesa de Zaballa. Ha cumplido 23 años de reclusión , uno por cada uno de las personas que asesinó-

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.