DECLARA JUNTO A SUS HERMANOS MIREIA Y JOSEP

DECLARA JUNTO A SUS HERMANOS MIREIA Y JOSEP

Oleguer Pujol admite que su padre se equivocó al no renunciar a la herencia de su padre

Tres de los hijos del expresidente de catalán Jordi Pujol han declarado ante la comisión de investigación del Parlament. Oleguer Pujol Ferrusola ha defendido que ese capital procede en su mayoría de fondos institucionales y de prestigiosos inversores extranjeros, Mireia se ha negado a declarar y Josep se ha jactado de que a los 30 años "ya era un tío bastante rico".

Oleguer y Josep Pujol, hijos del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, han desvinculado sus negocios e inversiones del patrimonio de su familia y han negado haber aprovechado la figura de su padre para obtener beneficios y contratos de la administración pública. Junto a su hermana Mireia -que se ha negado a declarar-, han cerrado la ronda de comparecencias de su familia ante la comisión del Parlament que investiga el origen de la fortuna que los Pujol mantuvieron oculta en el extranjero, un asunto del que no han dado más detalles aduciendo que ya está "totalmente explicado".

Tanto Oleguer, imputado por fraude fiscal y blanqueo de capitales por la Audiencia Nacional, como su hermano Josep -el único de los siete hermanos que no tiene causas abiertas- han asegurado que, en relación con el legado, están al día con Hacienda, aunque solo el primero de ellos ha aclarado que regularizó sus fondos de Andorra acogiéndose a la amnistía fiscal impulsada por el Gobierno del PP. Por el contrario, su hermano Josep, que ha declarado por videoconferencia desde los Estados Unidos, donde está afincado, no ha querido despejar las dudas sobre las circunstancias en que repatrió su parte del supuesto legado: "No diré si me acogí o no a la amnistía. Quizá lo regularicé antes".

Ambos hermanos han cuestionado la decisión de su padre de aceptar el legado de su abuelo Florenci. Mientras Oleguer Pujol ha reconocido que Jordi Pujol "tendría que haber renunciado" en nombre de sus hijos, su hermano Josep ha ironizado: "Quizás podría haber ido con una furgoneta, coger el dinero y dejarlo ante la sede de la Cruz Roja en Ginebra, quizá sí". Los dos comparecientes han coincidido en desvincular sus actividades empresariales e inversiones del patrimonio familiar y de la influencia política de su padre.

Oleguer Pujol, que fue detenido el pasado mes de octubre por la Policía Nacional, ha asegurado que los casi 3.000 millones de euros que ha movido en las operaciones inmobiliarias que investiga la Audiencia Nacional no le pertenecen, ni a él ni a su familia, sino que son de fondos institucionales e inversores internacionales de prestigio. El hijo menor del expresidente catalán ha denunciado ser víctima de una "causa general" basada en una querella de la Fiscalía "infundada por la ignorancia" de las complejas operaciones económicas que maneja y ha negado cualquier relación de sus inversiones con la administración pública. "Nunca he trabajado para la administración ni he pedido ningún favor político a nadie", ha asegurado Oleguer Pujol, tras insistir en que nunca ha operado en Cataluña.

Josep Pujol: "A los 30 años ya era un tío bastante rico"

En la misma línea se ha defendido Josep Pujol Ferrusola, ante las preguntas planteadas por los diputados de la oposición sobre la relación de algunas de las empresas que ha dirigido -como Europraxis o Indra- con la contratación pública durante los gobiernos de su padre. Josep Pujol se ha desentendido de esos contratos, alegando que estaban en manos de otros socios suyos en la empresa porque su función era dedicarse a la expansión internacional de esos negocios en los Estados Unidos, Europa y Latinoamérica, y ha subrayado: "Nunca he ido a ver a ningún conseller, ni a ningún director general". Tras recalcar que su familia "no es una mafia en absoluto" porque "cada uno ha ido por libre y se lo ha montado como ha podido".

Josep Pujol ha señalado que "si quisiera hacer tráfico de influencias, no sabría ni por dónde empezar". "Nuestro trabajo ha sido superserio. Ya sé que suena 'sexy', que aquí tenemos un tema, otro hijo de Pujol... pero no se aguanta", ha apuntado Josep Pujol. En su intervención, ha alardeado de sus buenas notas en Esade, se ha jactado de que a los 30 años "ya era un tío bastante rico que se ganaba bastante bien la vida" y ha presumido de que su primer sueldo era superior al que su padre cobraba como presidente de la Generalitat.

Por su parte, Mireia Pujol se ha convertido en la única de la familia del expresidente catalán que se ha resistido a responder a la oposición, tras acogerse a su derecho a no declarar, que solo ha roto para protestar ante las preguntas del diputado de C's Carlos Carrizosa: "Ellos son ellos y yo soy yo", ha dicho.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.