Con el fin de acordar una cita para su próximo encuentro, Mauricio visita a Manuela en La Casona. El hombre, que llegaba dispuesto y sin titubear, se encontró con una reacción que no esperaba por parte de la ama de llaves. Manuela le dejó claro que ella no era Fe y que tampoco se parecía a ella en nada.

"Está usted viendo en mi la mujer que no soy yo", Manuela

Después de escuchar las duras palabras de Manuela, Mauricio se dio cuenta de que lo que le estaba proponiendo no era lo correcto. Ella le dejó ve que olvidaría lo ocurrido y miraría a otro lado con tal de saber que ha puesto punto y final a esto.

Matías acude a casa de los padres de Alicia para encontrarse con la joven y zanjar los encuentros a los que ya parece que se han acostumbrado. A pesar de haber llegado con las cosas claras, Alicia sabe cómo conseguir que Matías se deje llevar. Su embaucador discurso y sus ganas de vivir la vida hacen que Matías caiga de nuevo en sus redes.

Marcela se ha enterado gracias a Dolores de lo que su marido anda haciendo con Alicia Urrutia a sus espaldas. La señora del colmado ha sido la encargada de abrirle los ojos a Marcela y dejarle ver la verdadera cara de su marido. ¿Reconocerá Matías la relación que mantiene con la hija de los Urrutia?

Dolores, encargada de abrirle los ojos a Marcela

Por petición de Marta Solozábal, Adolfo acude a encontrarse con la joven y resolverle todas las dudas que pueda tener. Dado que Marta no entiende el por qué no le contó a su madre cuál de las hermanas Solozábal era de la que estaba enamorado, le pide quedar de inmediato.

Adolfo, para explicarle mejor sus sentimientos, decide lanzarse a sus labios y mostrarle así que está dispuesto a luchar por su amor a pesar de haber tenido un encuentro previo con su hermana Rosa. ¿Terminarán besándose? ¿Se dejará llevar Marta por lo que siente por Adolfo?