Marta se ha visto obligada a rechazar a Adolfo de los Visos de la forma más brusca que ha sabido. Ninguno de los dos sabía que Rosa se encontraba en las escaleras de La Casona escuchando todo lo que se estaban diciendo. La joven se estaba enterando de todo lo que hubo entre ellos y su corazón no podía sino partirse en pedazos.

Encarnación se ha enterado de los rumores que corren por el pueblo de que su hija tiene una relación a escondidas con un hombre casado. La señora no pudo evitar preguntarle a Alicia si estos rumores son ciertos y, a pesar de que sus formas no han sido las mejores, su hija le dejó las cosas bien claras.

"¿Tanto le sorprende que su hija sea una fresca?", Alicia

Además, Encarnación perdió la cabeza y terminó dándole una bofetada a su hija por todo de lo que acababa de enterarse. Alicia, impresionada por lo que acababa de pasarle, no pudo articular palabra y salió a encerrarse en su habitación. ¿Arreglarán su situación?

Francisca no concibe su encierro en el pabellón de Isabel de los Visos sin tener sus flores favoritas cerca. Son tan especiales que cada vez que las ve se acuerda de los momentos más bonitos junto a Raimundo Ulloa. Antoñita había ido a buscar un ramo fresco y, cuando regresó, Francisca Montenegro ya había desaparecido.

Rosa, antes de acudir al plan que su hermana había organizado con Ramón, ha querido aclarar las cosas con ella. La mediana de las Solozábal precisa saber si Marta es la mujer con la que Adolfo de los Visos se ha estado viendo. La joven reza para que todo sea un sueño y nada de lo que está viviendo está ocurriendo en realidad. ¿Cómo se quedará al descubrir que su hermana es la responsable de todo?